« »

Crítica «Aeon Flux»

mayo
12th
member
alberto

1· Objetivamente:

La ganadora de un Oscar por «Monster», Charlize Theron, debuta en el género de la acción en esta peculiar película ambientada en un futuro post-apocalíptico que, aunque no se le puede negar cierta originalidad y mucha imaginación, se queda a medio camino de haber sido un estupendo filme de ciencia ficción. El lento desarrollo de la trama hace que el público no sepa de qué hablan las personas protagonistas hasta pasada la mitad de la cinta, algo que resulta muy tedioso y que, sin duda, constituye el peor de sus defectos.

La historia tiene lugar en el año 2415. La humanidad ha quedado reducida a tan sólo cinco millones de personas tras una catástrofe industrial que propagó un virus mortal por todo el globo. El grupo de supervivientes reside ahora en una ciudad utópica, aunque sólo lo es en apariencia. Una organización de rebeldes, entre los que se encuentran Aeon Flux (Charlize Theron) y su amiga Sithandra (Sophie Okonedo), sospechan que hay algo oculto tras la bondad del presidente, Trevor Goodchild (Marton Csokas), pues se suceden desapariciones de gente muy a menudo así como todo el mundo parece reconocer a otras personas que no han visto en su vida, entre otros extraños sucesos. Aunque en principio los hombres y mujeres llamados «monicanos» creen que bastará con asesinar al presidente y acabar con su régimen para conseguir una auténtica libertad, Aeon descubrirá que la verdad es otra muy distinta, relacionada directamente con el desastre que a punto estuvo de extinguir la especie humana.

No es de extrañar que semejante argumento se base en una serie de animación de la «MTV», el famoso canal norteamericano de música, dado el irrealismo que impregna a las escenas de acción. En la mayoría de ellas la protagonista hace uso de las más increíbles acrobacias y contorsionismos para derrotar a fuerzas armadas, algo muy chocante pero, claro, también muy espectacular. Por otro lado, utiliza numerosos y sofisticados artilugios al más puro estilo de James Bond: un ojo-microscopio, bolas explosivas, parches curativos, etc. Choca también el nivel tecnológico de estos, realmente elevado, frente a las armas que emplean los villanos y adversarias, simples ametralladoras similares a las actuales.

Pero para cosas chocantes está la indumentaria que viste la heroína cuando se dispone a realizar misiones de infiltración. En una de ellas, ¡va completamente de blanco siendo de noche! ¿Qué lógica tiene eso? Como tampoco la tiene aquella secuencia en la que anda por un túnel metálico ¡llevando tacones! ¿Acaso las personas encargadas de la seguridad son sordas o es que prefiere que vengan a por ella?

Por el contrario, cabe reseñar el imaginativo diseño tanto del vestuario como de los decorados, muy acorde con la futurista ambientación. El primero resulta elegante y sugerente, mientras que los segundos son, por lo general, majestuosos y ricos en detalles. Es seguramente el aspecto más cuidado de la película, junto a los soberbios efectos visuales, pues lo demás, en comparación, raya a un nivel más bien mediocre. Es el caso de la banda sonora, compuesta por Graeme Revell («Tomb Raider», «Las Crónicas de Riddick»), ya que abusa tanto de los sonidos electrónicos que más que música parece un conjunto de ruidos con ritmo. El hecho de que el filme se ambiente en el futuro no obliga a que tenga que ser tan sumamente moderna.

Y ya para colmo de males está la interpretación, tan fría y seria que más que seres humanos parecen robots, hasta el punto de que llegan a llorar sin torcer el gesto. ¿Por qué la gran mayoría de las películas de ciencia ficción tienden a adoptar este estilo, tan perjudicial para la credibilidad del elenco de personajes?

En resumen, «Aeon Flux» presenta carencias en casi todos los aspectos, salvo principalmente en los técnicos. Su derroche de fantasía e imaginación se ve truncado por un ritmo narrativo demasiado lento y unas interpretaciones poco convincentes. Sólo las escenas de acción, en la mayoría combates cuerpo a cuerpo, consiguen mantener despierto al público para que no se pierda lo único que merece realmente la pena: el desenlace, muy bien pensado y con más lógica que muchas de las secuencias.

· Subjetivamente:

No me llamó la atención en lo más mínimo. A duras penas me entretuvo. Si bien es cierto que no es mi género, la sitúo muy por debajo de la media.


date Posted on: domingo, mayo 12, 2013 at 12:01 am
Category Críticas de cine, Textos.
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.

You can leave a response, or trackback from your own site.



2 Responses to “Crítica «Aeon Flux»”

  1. EL SANTO

    Completamente de acuerdo compañero, a mi si que me gusta este genero, y aún así, esto me parece ¡malo con ganas! je je

    mayo 12th, 2013 at 7:22 pm
     
  2. alberto

    Pues sí, esta sí que es una disaster movie :p

    mayo 15th, 2013 at 11:59 pm
     

Leave a Reply

Parador Cangas de Onis

Alberto López is powered by WordPress
Theme is Coded&Designed by Wordpress Themes at ricdes