« »

Crítica “Doom”

mayo
13th
member
alberto

1· Objetivamente:

Basado en el famoso juego de ordenador de mismo título, concretamente en su tercera parte, «Doom» es un producto especialmente dirigido al público forofo de los videojuegos en general y a quienes les entusiasma esta saga en particular, que disfrutarán de lo lindo con semejante sobredosis de acción, violencia y un sinfín de asquerosidades, desde vómitos y vísceras hasta mutilaciones y ríos de sangre. Sin duda, se trata de una muy fiel adaptación, para desgracia de la audiencia cinéfila, que sólo verá en ella un conjunto de barbaridades conducidas por un típico y sencillo hilo argumental.

El guión nos traslada al año 2145, cuando una estación espacial que orbita alrededor de Marte, denominada «Olduvai», es atacada por misteriosas criaturas. Docenas de científicos y científicas han desaparecido y se teme que la horda de seres alcance el portal teletransportador que comunica la instalación con la Tierra. Un comando de fuerzas espaciales, liderado por «el Sargento» (The Rock) y compuesto por John Grimm (Karl Urban), Destroyer (Deobia Oparei), Goat (Ben Daniels), Duke (Razaaq Adoti), Portman (Richard Brake), «el Niño» (Al Weaver) y Mac (Yao Chin), son enviados allí para investigar lo sucedido y acabar con la amenaza. La científica Samantha Grimm (Rosamund Pike) y el técnico Pinky (Dexter Fletcher) se encargarán de proporcionarles toda la información que requieran.

A partir de aquí, todo consistirá en una lucha encarnizada con horripilantes monstruos en escenarios tan tétricos como los del videojuego. Aunque de esta forma se pretende fomentar el miedo en el público, por otro lado se restringe en exceso la visibilidad de los diferentes elementos, sobre todo las criaturas, cuyas apariciones, además, son muy escuetas. Cuesta mucho ver cómo son, pues a la escasa iluminación hay que añadir el movimiento continuo de la cámara. Y es una pena, no sólo porque se han recreado los mismos monstruos del «Doom 3», sino porque los efectos visuales se sitúan a un nivel más que aceptable. A destacar la secuencia en la que un «Hell Knight» arde en llamas: el fuego parece real.

Entre disparo y disparo, la película regala a quienes alaban el videojuego algún que otro guiño, como que el científico jefe de Olduvai se apellide Carmack (como el programador que diseñó el juego) o que uno de los ayudantes del comando se llame Pinky (como una de las criaturas del primer «Doom»). Pero el mejor de los guiños es, sin lugar a dudas, la secuencia de dos o tres minutos de duración en la que la cámara se sitúa en la misma posición en la que va la del juego: la cabeza. Sólo se ve su arma y los enemigos a los que dispara, algo único en la historia del cine. Se consigue así una inmersión total en la acción y supone una innovadora forma de filmar, aunque, claro, se trata de un recurso del que no se debe abusar para no marear al público.

Como era de esperar, lo que más brilla en «Doom» son los apartados técnicos. A los citados efectos visuales, hay que añadir unos efectos de sonido excelentes. De hecho, se le ha otorgado más importancia a estos que a la música para incrementar la tensión en el espectador. Por si fuera poco, algunos de estos sonidos, como el de las puertas o algunos disparos, proceden, o al menos se parecen bastante, a los que se pueden escuchar en el videojuego. También la música tiene un estilo un tanto parecido, al combinar música clásica con tecno y algo de rock. Clint Mansell, autor de la banda sonora de «Sahara», ofrece así una textura sonora muy variada y que se adapta muy bien a lo mostrado en pantalla. Sin embargo, tampoco se puede considerar una obra maestra, pues se trata de un acompañamiento demasiado rítmico y sencillo.

Así pues, «Doom», fiel al exitoso juego de ordenador (salvo en la procedencia de las criaturas) es una película sólo apta para quienes disfrutan de la acción más salvaje y, por supuesto, los jugadores y jugadoras de los llamados «arcades en primera persona». El resto del público se encontrará con un producto muy simple, plagado de violencia y repugnancias varias, que no le hacen nada recomendable para las personas más sensibles.

· Subjetivamente:

Me supuso una gran decepción. Siendo forofo del videojuego de mismo título, me esperaba muchísimo más. Se nota desde un principio que falta presupuesto, la acción es poco llamativa y cuenta con un desenlace horrible. Lo único que se salva es la toma en primera persona.


date Posted on: lunes, mayo 13, 2013 at 12:01 am
Category Críticas de cine, Textos.
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.

You can leave a response, or trackback from your own site.



Leave a Reply

Parador Cangas de Onis

Alberto López is powered by WordPress
Theme is Coded&Designed by Wordpress Themes at ricdes