« »

Crítica «Beowulf»

marzo
23rd
member
alberto

1Esta fue la crítica que escribí en su día para «Jovenmania»…

· Objetivamente:
El director de la famosa trilogía de «Regreso al Futuro», Robert Zemeckis, produce y dirige «Beowulf», una superproducción cargada de fantasía y aventura y dotada de las más alta tecnología en efectos generados por ordenador. Ya no se trata de actores y actrices que interactúan con seres digitales o que se desplazan por mundos virtuales; ahora incluso los propios protagonistas han visto transformada su apariencia, dando paso a una compuesta de pixels.

Lo habían predicho otras películas, como «Final Fantasy» (2001): es el formato del cine del futuro. La pregunta está en hasta qué punto llegará a extenderse y en si llegará a doblegar al tradicional conjunto de reparto y decorados. Por un lado, parece impensable: las personas digitales no llegan a transmitir sus emociones con la misma claridad con que lo hace el reparto de carne y hueso. Por otro, la realidad virtual ofrece nuevas posibilidades de cara a las secuencias de acción y al realismo de los efectos visuales, así como evita el rodaje en exteriores y sus condiciones climáticas. De cara al presupuesto, las cifras no varían demasiado. En esta ocasión, la productora desembolsó 150 millones de dólares, cantidad que se sitúa dentro de la media en el género en el ámbito hollywoodiense.

Basado en un poema épico anglosajón, «Beowulf» es la tercera adaptación al cine que se hace del mismo. En 2005, fue el filme canadiense «Beowulf y Grendel: el Retorno de la Bestia» y en 1999, fue «Beowulf, la Leyenda», protagonizado por Christopher Lambert. La obra de Zemeckis supera con creces a ambas. Si bien la historia que narra es básicamente la misma (un guerrero debe liberar a un pueblo de los constantes ataques de un monstruo), posee una mayor calidad en todos sus apartados. Destaca, como era de esperar, en el nivel técnico y en la espectacularidad de sus escenas de riesgo, pero sin dejar de lado el dramatismo y los sentimientos del elenco de personajes.

Por si fuera poco, la música del experimentado y brillante Alan Silvestri («Regreso al Futuro», «Van Helsing») resulta sublime. Su carácter apoteósico concuerda a la perfección con las increíbles hazañas que realiza el protagonista, capaz de vencer a dragones voladores y monstruos marinos. El uso del coro no podía haber sido más acertado, ya que no sólo engrandece los impresionantes enfrentamientos sino que fomenta la ambientación del siglo V en que se desarrolla la trama.

Pero, sin duda, si hay que destacar algo por encima de todo en esta película son sus cuidados y avanzados efectos visuales. No es la primera vez que se recrea un actor o actriz famosa en tres dimensiones (ya sucedió, por ejemplo, con Tom Hanks en «Polar Express» en 2004, dirigida también por Zemeckis), pero en esta ocasión se ha logrado impregnar de un realismo absolutamente asombroso a cada personaje. Detrás de tanta perfección se encuentra un sistema de captura de movimientos basado en una serie de sensores que se colocan por los rostros y los cuerpos de los actores y actrices. Sus interpretaciones son trasladadas entonces a un modelo tridimensional generado por ordenador. Finalmente, se añaden desde la computadora los decorados, criaturas, efectos especiales y demás elementos para terminar la escena. Dicho así, parece sencillo, pero supuso un duro trabajo durante 3 años para un equipo compuesto por entre 400 y 500 personas.

A modo de resumen, baste decir que «Beowulf» es todo un espectáculo audiovisual que mezcla aventura y fantasía a partes iguales en una historia sencilla pero bien llevada por el genial Robert Zemeckis. La manera en que visualiza los combates es sumamente llamativa e impactante. La banda sonora y las interpretaciones no se quedan atrás, formando un conjunto de calidad. Sin embargo, de cara al público general, puede que no satisfagan sus excesos, dado que se mantiene fiel al poema de carácter épico del que ha partido su guión, fechado en el siglo VII. Su violencia, si bien prescinde de mostrarla de una manera explícita, puede resultar desagradable en ciertos momentos. Por el contrario, quienes son devotos de «El Señor de los Anillos» o «Conan» están de enhorabuena, ya que existen pocas posibilidades de que les defraude.

· Subjetivamente:

No me llamó especialmente la atención. Me encantaron sus gráficos por ordenador, pero poco más. Es un género, de todas formas, que no me suele gustar. Prefiero las tramas ambientadas en la actualidad y con una mayor dosis de aventuras/acción.


date Posted on: lunes, marzo 23, 2015 at 12:01 am
Category Críticas de cine, Textos.
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.

You can leave a response, or trackback from your own site.



Leave a Reply

Parador Cangas de Onis

Alberto López is powered by WordPress
Theme is Coded&Designed by Wordpress Themes at ricdes