« »

Cacao

enero
25th
member
alberto

Un juego de «tiles» un tanto simple.

Editorial: «Devir»
Tipo: juego de tablero
Idioma: castellano
Enlaces: PlanetOnGames, Web Oficial

Contenido:
En su turno, el jugador debe colocar una de sus baldosas de recolectores, respetando la norma de que debe situarse en diagonal respecto a otras fichas del mismo tipo. Lo mismo sucede cuando se coloquen «tiles» de selva: nunca pueden estar adyacentes a otras de la misma clase. Estas últimas se deben poner para rellenar los espacios en blanco que surjan entre diversas fichas de recolectores. Generalmente, se pondrán dos como máximo. Precisamente son dos las «tiles» de selva visibles en cada turno, lo que nos permitirá establecer nuestra estrategia. En caso de necesitar más fichas, se cogerán del montón. Finalmente, se debe tomar otra «tile» de recolectores de tu montón. La partida terminará cuando se acaben los montones de todos los jugadores.

Las baldosas de cacao permiten obtener fichas de esta materia para luego cambiarla por monedas en las baldosas de mercado. Por otro lado están las fichas de minas de oro, que otorgan monedas directamente. El número de semillas de cacao o monedas viene dado por el número de recolectores que tengamos en los márgenes de dicha «tile». Luego están las baldosas de cenote, que permiten mover un marcador de una zona de puntos negativos hacia otra de puntos positivos, a lo largo de un río. También hay centros de culto solar -otorgan fichas de Sol, que permiten colocar una baldosa de recolectores sobre otra ya existente en el tablero, siempre y cuando se haya agotado el montón de baldosas de selva- y los templos -otorgan monedas al final de la partida-. La victoria irá a parar a aquel jugador que haya conseguido una mayor puntuación, que vendrá dada por el número de monedas, el avance por el recorrido del río, las monedas otorgadas por los templos y las fichas de Sol no empleadas, que también otorgan monedas.

Opinión Personal:
Me pareció un «Carcassonne» para niños y, por tanto, no me gustó. Le vi demasiado simple, con pocas posibilidades tácticas.

En Resumidas Cuentas:
Ideal para novatos en el género de las «tiles» por su sencillez.

– Lo bueno: rápido y sencillo. Original temática. La calidad de los materiales -baldosas, fichas, etc-.

– Lo malo: puede resultar demasiado simple de cara a los devotos de «Carcassonne». Podría haber traído variantes en su reglamento. Quizá hubiera estado mejor si permitiera utilizar las fichas de Sol durante la partida, no solo cuando se haya agotado la pila de «tiles» de selva.


date Posted on: lunes, enero 25, 2016 at 12:01 am
Category Críticas de juegos de mesa, Textos.
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed.

You can leave a response, or trackback from your own site.



Leave a Reply

Parador Cangas de Onis

Alberto López is powered by WordPress
Theme is Coded&Designed by Wordpress Themes at ricdes